Escudo de la Universidad Politécnica de Madrid

Facultad de Ciencias de la
Actividad Física y del Deporte

Los representantes de la RAOE en la Sesión de la Academia Olímpica Internacional nos cuentan su inolvidable experiencia

La 58ª Sesión Anual de la Academia Olímpica Internacional tuvo lugar en Olimpia (Grecia) entre el 16 y el 30 de junio y a ella asistieron, en representación de la Real Academia Olímpica Española (RAOE), Claudia Portillo, Ignacio Torrescusa y Miriam Hebrero.

31.07.2018 (Publicado en coe.es)

Los tres jóvenes fueron seleccionados entre todos los asistentes a la 50ª Sesión de la RAOE en la Universidad Politécnica de Madrid, que se celebró entre los días 26 y 28 de febrero en las instalaciones del INEF (Madrid). En Olimpia vivieron dos intensas semanas en las que la Academia Olímpica Internacional (IOA) reúne a un gran grupo internacional de más de 200 jóvenes que son principalmente estudiantes, atletas olímpicos o gente activa en el deporte o la enseñanza, a través de sus respectivos comités y academias olímpicas nacionales. El lema elegido para la presente edición fue: "El atleta como un modelo a seguir. Desafíos a los que se enfrenta un atleta como modelo a seguir".

A esta Sesión fue invitada además, como coordinadora, Graciela Martínez, alumna de la Universidad de Alcalá de Henares, quien había representado a la RAOE el año pasado en la 57ª Sesión de la IOA.

Las principales ceremonias y conferencias plenarias están disponibles on-line en inglés y/o francés en la web de la Academia Olímpica Internacional (IOA): 58ª Sesión para Jóvenes de la IOA

Tras su regreso a España, hemos charlado con nuestros representantes para que nos hablaran de su experiencia olímpica:

Real Academia Olímpica Española (R.A.O.E.): ¿Cuál fue vuestra motivación para asistir a la Sesión de la Real Academia Olímpica Española en la UAH?

Miriam Hebrero (M.H.): Un día en el INEF me enteré por medio de varias personas que había un concurso para una beca para asistir a la Academia Olímpica Internacional en Grecia. El olimpismo siempre ha sido un tema que me ha llamado la atención, pero sabía muy poco respecto a ello. Ese día pedí un folleto de la sesión que se iba a realizar y me informé para participar en ella.

Claudia Portillo (C.P.): En el INEF, estoy en el grupo de Historia del Deporte, y cuando nos comentaron la sesión, vi que muchas de las ponencias hacían referencia a la historia del mundo antiguo y el papel que la mujer tenía en él, esto hizo que yo asistiera ya que era uno de los puntos que yo trataba en mi trabajo. Para mí era una experiencia muy enriquecedora poder saber más sobre estos temas y sobre los valores que el olimpismo podía aportarme en estos asuntos. Creo que era una oportunidad única para poder aprender fuera de mi país con grandes profesores y con gente nueva.

Ignacio Torrescusa (I.T.): Para mí la principal motivación era la oportunidad de aprender más sobre el movimiento olímpico, la historia y el olimpismo de la mano de referentes nacionales sobre el tema. Era una oportunidad única.

R.A.O.E.: ¿Qué destacaríais de aquella Sesión?

M.H.: Me gustaron todas las conferencias y en particular la de Ramón Arroyo con la película 100 metros. Su historia nos tocó internamente a todas las personas que allí nos encontrábamos. En la ronda de preguntas se creó un ambiente muy especial, fue un momento muy emocionante. Además, las conferencias fueron uno de los primeros contactos que he tenido con el olimpismo. Mientras realizaba el trabajo para conseguir la beca aprendí muchísimo y comencé a diferenciar conceptos básicos como Olimpiada y Olimpismo. Conceptos con significado totalmente distinto pero cuya diferencia la mayoría de la gente fuera del mundo del deporte desconoce. Las conferencias de la sesión de la RAOE me hicieron poner en práctica por primera vez estos conocimientos y a tener una idea más clara sobre ellos.

C.P.: Destaco la diversidad de ponencias de todo tipo que hubo, desde experiencias personales de superación con tantos valores como la de Ramón Arroyo, que resolvió todas nuestras dudas desde un punto de vista totalmente diferente el cual me hizo reflexionar bastante teniendo en cuenta que teníamos los sentimientos a flor de piel después de disfrutar de la película de su vida. También hay que destacar la ponencia de Juan Oliver Coronado “Mujer y Olimpismo” con la que pude aumentar los puntos de vista de mi trabajo, y aprender mucho más sobre el tema.

I.T.: Estoy de acuerdo con mis compañeras. Destaco la calidad de las conferencias y la cercanía de los conferenciantes.

R.A.O.E.: ¿Qué esperabais de vuestro viaje a Olimpia cuando fuisteis seleccionados?

M.H.: Todo lo que esperaba en ese momento era sencillamente vivir una experiencia única. Si hay dos palabras para describir lo que sentí en el momento de la selección son “emoción” e “incertidumbre”. En principio, al ser escogida ni me lo creía, pero al cabo de unos minutos empecé a asimilar la noticia y a darme cuenta que estaba sucediendo en la realidad y que era una auténtica privilegiada. Sentí mucha felicidad por haber tenido la suerte de poder presentarme y ser elegida para una oportunidad única para mi desarrollo profesional y personal, y además tener la oportunidad de representar a mi país. También sentí incertidumbre porque no sabía muy bien lo que conllevaba tal oportunidad y lo que tendría que hacer allí en Olimpia. Así que dada tal situación en aquel momento, lo único que esperaba era tener una experiencia inolvidable y aprovechar cada instante al máximo.

C.P.: Quería poder aprender todo lo relacionado con la historia de los juegos olímpicos tanto nacionalmente como internacional, ya que fuimos la primera academia en crearse. Quería poder conocer todas las instalaciones antiguas de Olimpia, donde se realizaron los primeros juegos de la historia, el estadio, los templos. Pero lo que más me entusiasmaba era el poder conocer a tantas personas de diferentes países, ver el gran cambio cultural y social y los diferentes puntos de vista sobre un mismo tema.

I.T.: En mi caso, sinceramente cualquier expectativa que pudiera tener se vio superada con creces, esperaba asistir a algo especial, pero jamás imaginé que sería como lo que vivimos.

R.A.O.E.: En vuestra estancia en Olimpia hubo tiempo para todo, una parte lúdica y festiva pero también sesiones de trabajo y debate. ¿Qué destacaríais de las conferencias y trabajo en grupos?

M.H.: Fueron muy interesantes. Nunca me había imaginado estar trabajando con gente de tantas nacionalidades diferentes en una misma mesa. Distintas razas, culturas, maneras de ver las cosas y con puntos de vista muy diversos, trabajando juntos ante un tema en común, el olimpismo. Sin duda fue una experiencia que me encantaría repetir.

C.P.: Yo destacaría la diversidad de opiniones, todas las sesiones giraban sobre el “role model” el modelo a seguir tanto en los juegos Olímpicos, como en el día a día; en los grupos de discusión pudimos hablar y conocer a personas que habían hecho grandes hazañas para sus países, y como nos aportaba a cada uno diferentes valores. Por lo que, de los grupos de discusión, lo que sobre todo me llevo, es haber conocido en profundidad a mis compañeros, como en sus países, se vive el olimpismo, y como a todos nos unía un mismo fin, que era el hermanamiento de todos los países alrededor de los valores olímpicos. En cuanto a las conferencias, los temas a pesar de girar todos sobre el modelo a seguir, tuvimos diferentes puntos de vista cada día, que te iban enfocando poco a poco en encontrar tu propio pensamiento, destaco la conferencia de Sam Ramsamy miembro del COI en Sudáfrica, esta conferencia habló sobre los atletas olímpicos como modelos a seguir desde la antigüedad hasta nuestras épocas, y me pareció curioso el gran cambio social y cultural, de unos mismos atletas pero en épocas totalmente diferentes. Gracias a todas estas conferencias y a los grupos de discusión me llevo un gran recuerdo de la sesión y muchos artículos para poder seguir estudiando y aprendiendo de grandes profesores.

I.T.: Sin duda, la capacidad de diálogo y debate de los asistentes era elevadísima. El hecho de juntarnos estudiantes de ciencias de del deporte, atletas olímpicos, profesores, investigadores y doctores de diferentes ramas todos relacionados con el deporte y el movimiento olímpico provocaba que se dieran conversaciones con una calidad humana y una riqueza intelectual brutales.

R.A.O.E.: ¿Y de la parte social y más lúdica?

M.H.: Siempre había algo que aprender de cada participante y de su país. Cada persona era un mundo nuevo que te aportaba algo desconocido para ti y viceversa. Con respecto a la parte lúdica, destacaría el buen ambiente que se formaba en las competiciones deportivas y en mi caso además, todas las risas y buenos momentos vividos en el grupo de baile. Como ejemplo, el Social Evening. Cada uno de nosotros tenía que dar a conocer las cosas más típicas de su país. En mi caso bailé unas sevillanas, lo cual no había hecho nunca. El Social Evening te hacía vivir momentos únicos gracias a la amplia diversidad de culturas que formábamos entre todos.

C.P.: Me ha encantado poder hablar y relacionarme con personas de casi todas las partes del mundo, y poder haber convivido con ellos durante 15 días, cada día intentaba hablar con personas diferentes que no había tenido la oportunidad hasta el momento. Las noches sociales eran lo más divertido que teníamos, todos presentábamos lo más típico de nuestro país, probábamos comida de todo tipo, bailábamos canciones y vimos diferentes trajes tradicionales, nos enseñaron juegos que nunca habíamos visto e incluso intentamos aprender palabras de otros idiomas; pero lo mejor de todo era la cooperación y el trabajo para que en las noches sociales pudiéramos participar todos.

I.T.: Además de todo lo que han dicho mis compañeras, otras de las mejores cosas es que había tiempo para todo. Personalmente yo viví la parte social y lúdica todo el tiempo porque exceptuando las conferencias en todo el resto de las actividades la interacción social era algo necesario para el desarrollo de la tarea y creo que esa forma de trabajo es una de las mejoras cosas que tuvo la sesión.

R.A.O.E.: Contadnos qué es lo más positivo que os traéis de Olimpia en la parte personal y también en vuestra faceta profesional o como deportistas

M.H.: Lógicamente para mi futuro profesional he aprendido muchos conocimientos gracias a las conferencias, pero otra cosa que me gustaría destacar es que aprendes a trabajar con gente muy diversa y ves que esto siempre acaba en algo positivo. También, personalmente te ayuda a tener una manera de pensar más abierta y a conocer culturas de todo el mundo directamente de la mano de personas nativas de casa sitio. Por último, cabe destacar que esta experiencia me ha hecho saber más y enamorarme acerca de la filosofía olímpica y sus valores, de ver cómo se puede llegar a educar a través del deporte, respetando todas las culturas y facilitando la cooperación entre países diferentes.

C.P.: De Olimpia me llevo amigos en todo el mundo, la hermandad que vivimos es algo que no puedo explicar con palabras, hay que vivir la experiencia, el poder hablar de diferentes temas y tener opiniones tan diversas y tan validas a la vez es algo que me ha enriquecido mucho como persona. En el tema profesional, he recibido mucha información de grandes profesores que sé que me van a ayudar para acabar mis años académicos y dedicarme a lo que me gusta. Mis proyectos y trabajos relacionados con la historia del deporte gracias a la estancia en Olimpia se han visto favorecidos. El poder consultar los libros de texto de una de las mejores bibliotecas sobre estos temas y el poder convivir ya no solo con los participantes, sino con los profesores de la academia me ha sido de gran utilidad para poder avanzar. Y finalmente como deportista, me llevo la satisfacción de haber convivido con personas realmente importantes en el deporte como eran muchos de los participantes, ya que eran deportistas olímpicos, cada uno ha contado sus historias, como han vivido los juegos, una de las metas más altas para un deportista y para mí era un honor que compartieran conmigo sus vivencias de forma tan cercana.

I.T.: Sin duda las personas conocidas y todo lo aprendido de ellas. Desde experiencias de primera mano de deportistas olímpicos hasta auténticos amigos con los que espero seguir manteniendo el contacto siempre. Profesionalmente todo el conocimiento adquirido en las conferencias y lo aprendido de los diferentes profesores es sin duda un salto cualitativo en mi experiencia profesional.

R.A.O.E.: Por tanto, ¿recomendaríais la experiencia a futuros asistentes a las sesiones de la RAOE en España?

M.H.: Por supuesto, es una experiencia única que recordaré toda la vida. Se la recomendaría a cualquier persona interesada en el olimpismo y el deporte ya que te permiten sentir su auténtico significado. Además, te permite escuchar y aprender directamente de gente muy relevante sobre este tema en el mundo. A cualquiera que esté empezando es una forma excepcional de conocer este “excitante mundo” del Olimpismo, y a personas que ya sepan algo sobre ello es una buena manera de seguir ampliando sus conocimientos. Cualquier persona que participe, vivirá la experiencia inolvidable de estar rodeada durante dos semanas por gente de todo el mundo con mil historias que contar y también alguna propia que compartir. Se trata de una experiencia tan extraordinaria que no tengo palabras suficientes para poder describirlo en toda su magnitud.

C.P.: Sí, para mí, ha sido la mejor experiencia de mi vida hasta el momento; no creo que alguien fuera de las sesiones para jóvenes que organiza el COE, pueda vivir un hermanamiento tan grande. Ha sido todo un honor poder representar a mi país en Olimpia, agradeciendo de todo corazón la oportunidad tan grande que me ha dado la Real Academia Olímpica Española.

I.T.: Totalmente. Creo que es una experiencia que cualquier persona apasionada del deporte, su historia, orígenes y de los valores del olimpismo y el movimiento olímpico debe vivir.