Escudo de la Universidad Politécnica de Madrid

Facultad de Ciencias de la
Actividad Física y del Deporte

Los universitarios madrileños suspenden en práctica de actividad física

Un estudio en el que participa la UPM muestra que el 55,6% de los estudiantes universitarios de Madrid no alcanza en su tiempo libre los niveles de actividad física marcados por la Organización Mundial de la Salud. El 22,4% tampoco alcanza los niveles mínimos marcados por la OMS en actividad física general.

21.10.2019 (Publicado en upm.es)

Aunque la mayor parte de los estudiantes es consciente de que alcanzar los niveles de actividad física marcados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), mejora la calidad de vida y la salud de las personas, lo cierto es que a la hora de llevar a cabo esta premisa aún queda mucho por hacer entre los universitarios madrileños. Es el resultado de un estudio en el que han participado investigadores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid (INEF-UPM).

“La OMS recomienda a los adultos de entre 18 y 64 años practicar al menos 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada por semana o, en su defecto, al menos 75 minutos de actividad aeróbica intensa”, explica Gabriel Rodríguez, del Departamento de Deportes de INEF- UPM y uno de los coautores de este trabajo en el que también han participado los investigadores Jorge Acebes de la Universidad Francisco de Vitoria e Ignacio Diez-Vega de la Universidad Europea.

Para conocer si los jóvenes madrileños cumplían con estos niveles de actividad física, casi tres mil estudiantes de universidades (tanto públicas como privadas) de Madrid participaron en una encuesta online en la que se les plantearon preguntas relacionadas con sus hábitos de vida y sus niveles de actividad física.

“Los universitarios se encuentran en una etapa de transición en su vida en la que pasan de un entorno seguro y controlado como es el colegio a un entorno más desestructurado como es el de la Universidad. Eso implica cambios en su día a día y más concretamente en su manera de disfrutar del tiempo libre y en su práctica de ejercicio”, añade el profesor del INEF.

Tras analizar los resultados, los investigadores constataron que el 22,4% de los estudiantes analizados no cumplían con las recomendaciones de actividad física de la OMS, un porcentaje que aumenta hasta el 55,6% si lo que se toma en consideración es la actividad física en el tiempo libre (aquella que no está relacionada con la efectuada durante el tiempo de estudio o trabajo o con el desplazamiento a los mismos).

Los chicos estudiantes de ingeniería o ciencias, los más activos

Por sexos, el trabajo puso de manifiesto que los varones son los que alcanzan un mayor nivel de actividad física, tanto en porcentaje global como durante su tiempo libre. Además, aquellos estudiantes que simultanean el trabajo con la Universidad, hacen más cantidad que aquellos que solo se dedican a una de las dos tareas.

El artículo también muestra diferencias significativas en el grado de actividad física entre las diferentes disciplinas estudiadas. Así, quienes cursan enseñanzas relacionadas con las ciencias de la salud, la ingeniería o estudios científicos realizan un mayor nivel de actividad física que aquellos que cursan enseñanzas relacionadas con las humanidades o las artes.

Finalmente, los investigadores también relacionaron la obesidad y los índices de masa corporal (IMC) muy bajos con un mayor sedentarismo y menores niveles de actividad. “En cambio, los estudiantes que tenían normo peso o sobrepeso sin llegar a niveles de obesidad sí cumplían, en términos generales, con las recomendaciones de la OMS”, explica el investigador de INEF.

Los resultados de este trabajo, publicado en International Journal of Environmental Research and Public Health, sugieren que es necesario implantar políticas y estrategias para promover la práctica de actividad física entre los estudiantes, especialmente los universitarios y más en concreto entre las mujeres, que estudian ramas de conocimiento relacionadas con disciplinas no científicas, así como entre los estudiantes obesos o aquellos con un IMC por debajo de la media.

“Hay que tener en cuenta que la Comisión Europea ha subrayado que los principales motivos de la falta de práctica de actividad física entre los 15 y los 24 años son la falta de tiempo (45% de los casos), la falta de motivación (18%) y el elevado coste (8%). Por ello, creemos que las Universidades deben implantar programas que promuevan la práctica de actividad física entre sus estudiantes y favorezcan una transición más fácil hacia la nueva etapa universitaria, de modo que los estudiantes puedan tener una mayor disposición de tiempo que favorezca la práctica de ejercicio”, concluye Gabriel Rodríguez.

Referencia:
Jorge Acebes-Sánchez, Ignacio Diez-Vega, Gabriel Rodriguez-Romo Physical Activity among Spanish Undergraduate Students: A Descriptive Correlational Study Int J Environ Res Public Health. 2019 Aug; 16(15): 2770.  Published online 2019 Aug 2. doi: 10.3390/ijerph16152770